Otorrinolaringología

 

El Servicio de Otorrinolaringología del Hospital San José abarca el diagnóstico y tratamiento médico y quirúrgico de la patología infecciosa, oncológica, traumática, congénita y degenerativa del oído, fosas nasales y senos paranasales, faringe, laringe, cuello y cara, que incluye también aspectos endoscópicos del esófago y del árbol traqueo-bronquial

Especialistas en esta materia

  • Sergio Miranda Fandiño

Patologías comunes tratadas en nuestro Servicio de Otorrinolaringología 

 

Existe un amplio abanico de enfermedades que afectan a las vías respiratorias, la voz, la audición, el habla y los senos paranasales, y que pueden provocar importantes trastornos.

 

  • Enfermedades que alteran tres de nuestros cinco sentidos. El otorrinolaringólogo aborda las enfermedades relacionadas con la audición, con el olfato –que ha adquirido mayor importancia en la era COVID porque su alteración puede ser el primer y único síntoma de presentación de la enfermedad– y con el gusto.
  • Alteraciones que afectan a la deglución y a la voz. También, abarca aquellas otras enfermedades que pueden producir alteraciones para la deglución –paso de los alimentos líquidos o sólidos desde la boca hasta el estómago – o para la fonación –proceso mediante el cual se produce la voz–.
  • Enfermedades asociadas a las glándulas salivales, glándula tiroidea y trastornos que producen vértigo o mareo. Aunque es menos conocido por la población, el médico otorrinolaringólogo también se encarga de enfermedades que involucran las glándulas salivales, la glándula tiroidea y trastornos que producen vértigo o mareo.
  • Ronquidos. El otorrino es, además, el encargado de la valoración inicial del paciente que acude a consulta a causa del ronquido, un síntoma que puede ser ocasionado por alteraciones tanto a nivel nasal, como del paladar o la garganta.
  • Bultos en el cuello. Otra situación poco conocida, y donde el otorrinolaringólogo debe ser el especialista que realice la valoración inicial del paciente, es cuando se presenta la aparición de un bulto o masa en el cuello. Esto podría obedecer a un aumento del tamaño de ganglios linfáticos, originado por infecciones o enfermedades de diversa gravedad, a la presencia de quistes o al desarrollo de tumoraciones que pueden llegar a requerir de tratamiento quirúrgico.
  • ‘Otitis del nadador’. La llegada del verano aumenta la frecuencia con la que realizamos actividades en la playa o la piscina y con ello, también, la posibilidad de desarrollar una otitis externa, comúnmente llamada “otitis del nadador”, debido a que los nadadores tienen cuatro veces más posibilidades de padecerla. Inicialmente, puede ser tratada por los médicos de atención primaria, pero cuando no hay respuesta al tratamiento o es necesario complementarlo con ciertos procedimientos, como aspiración del pus en el conducto auditivo, es necesario acudir a un especialista en Otorrinolaringología.
  • Patologías pediátricas. En la edad pediátrica, son frecuentes las otitis, amigdalitis o las patologías de las adenoides, comúnmente llamadas “vegetaciones”. Son enfermedades que requieren un manejo adecuado, ya que, de lo contrario, pueden repercutir en la calidad de vida del niño y dejar secuelas que pueden afectar a un sentido tan fundamental como la audición.
  • Alergias nasales. Canarias es la comunidad autónoma canaria que cuenta con el mayor número de personas que presentan alergias. Sus características climáticas, incluida la calima, favorecen la aparición de ácaros, uno de los principales factores para desarrollar una rinitis. Cuando no se recibe un tratamiento farmacológico adecuado, la rinitis puede conllevar al aumento de tamaño de los cornetes o la aparición de pólipos nasales, que desencadenan como síntoma principal la obstrucción nasal, lo que afecta de forma significativa a necesidades básicas del individuo relacionadas con la actividad física habitual o el descanso.
  • Sinusitis crónica y aguda. De igual forma, los pacientes con rinitis pueden desarrollar una sinusitis crónica, que se produce cuando los senos paranasales permanecen inflamados durante más de tres meses. Una vez instaurada esta situación, el paciente frecuentemente tendrá exacerbaciones de su enfermedad, con episodios de sinusitis aguda: situación caracterizada por sensación de presión en la frente, mejillas o alrededor de los ojos, moco purulento, fiebre e incluso malestar general. Tanto la sinusitis crónica como la aguda requieren de un tratamiento adecuado ya que, de no ser así, pueden generarse complicaciones que necesiten un tratamiento quirúrgico, en algunos casos, urgente.

 

Solicitud de cita previa:  928 263 708

consúltenos ☎ 928. 263. 708

Servicios relacionados